Mis libros, RELATO "LA FLOR CONTADA"

5. LA ESCAPADA (La Flor contada).

Recién habíamos sufrido nuestra última gran crisis, cuando Marco me propuso una escapada a París. -Dejaremos a los chicos con mi madre; ya lo he hablado con ella y no hay ningún problema. Necesitamos tiempo para nosotros solos. De nuevo, los dos solos. Ilusionada, le contesté que me parecía una idea fabulosa, y que le agradecía profundamente que se hubiera …

Seguir leyendo...
Mis libros, RELATO "LA FLOR CONTADA"

4. LA DAMA Y EL PERIÓDICO (La Flor contada).

El periódico, despedazado e inerte en el suelo, cobijando lunares de pintura blanca que adornaban, flamencos, sus viejas noticias, se sentía morir. -Recuerdo -lamentábase-,  el olor a tinta fresca, el dolor de las grapas en mi costado, aquellas páginas siamesas, y el cosquilleo de los finos dedos de esta pintora al despegarlas… ¡Mi dama querida, tan bella e intelectual! Ahora, …

Seguir leyendo...
Mis libros, RELATO "LA FLOR CONTADA"

3. LA COPITA (La Flor contada).

Sevilla. En ella, el Aljarafe. Y en él, un pueblo: Tomares. Allí, una hilera de casitas antiguas de dos plantas, un tanto desvencijadas, construidas a principios del pasado siglo XX. En uno de esos viejos inmuebles, un recién encalado patio revestido de jazmines, damas de noche, macetas con geranios rosas y gitanillas granas. Patio atrapado por la tradición y la …

Seguir leyendo...
Mis libros, RELATO "LA FLOR CONTADA"

2. LA DUCHA (La Flor contada).

Propuso -pantalla a través- tomar un café juntos, y ella, tras mucho tiempo en la duda, le ofreció jugar en su campo. Seis meses de inexplicada abstinencia conyugal rompieron en un sí que nunca hubiera sospechado. -Claudia –se decía a sí misma utilizando la tercera persona, como hacía cuando se sentía especialmente sarcástica- se abriría para su amigo y acariciaría, …

Seguir leyendo...
Mis libros, RELATO "LA FLOR CONTADA"

1. NOSTALGIA (La Flor contada).

Le vi inmediatamente. No recordaba haber quedado con mi antiguo novio del instituto, pero allí estaba. El lugar, un viejo café sombrío y estéticamente descuidado, de paredes enladrilladas, sillas altas de madera oscura y pequeños sofás descoloridos e incómodos, llenos de historias de amor, rupturas, reconciliaciones y promesas; plagados, en definitiva, de recuerdos. Nacho me esperaba apoyado en una barra …

Seguir leyendo...