Consejos, Firmas, General, Libros, Mis libros, Personal, Presentación libro

De todo un poco.

Estoy contenta, y es que gracias al pasado Día de la Madre tengo un nuevo libro: “TU SEGUNDA VIDA EMPIEZA CUANDO DESCUBRES QUE SOLO TIENES UNA”, de Raphaëlle Giordano. Antes debo terminar de hacer la maleta para embarcarme en “VIAJES DE PUÑO Y LETRA”, de La Literata, pero no me importa acumular un poco (o un mucho) de lectura alrededor, …

Seguir leyendo...
General, Mis libros, Novedades, Presentación libro, Reflexiones, Reformas

¡Reformémonos! ¡Caramba!

Llegan aires nuevos a este blog (puede que tan fuertes que se lo lleven por delante), y a la página web que lleva mi nombre (margadecala.com). Toca actualizar, renovar, reformar y mejorar la manera de comunicar mi escritura y mi mensaje, aunando terrenos, vaciando baúles, y pintando de colores frescos la fachada. Reorientando, también, algunos contenidos. Conservando la esencia. Todo esto será posible …

Seguir leyendo...
General, Opinión, Personal

Antiverdades.

Parece ser que existen numerosas “verdades”, afirmaciones absolutas, que nos van calando como si realmente pudieran constituir de algún modo “la verdad”. Nacen y perviven gracias a la demagogia, el populismo, el resentimiento, el rencor, la comparación, la frustración personal, la envidia… Hoy, con la omnipresencia de las redes sociales, se han convertido en carteles multidisciplinares potenciados por los nuevos gurús de lo correcto. Pocas veces …

Seguir leyendo...
General, Microrrelato

El deseo.

  Las copas proporcionadas por un tedioso sábado casero, con Jennifer López como plana anfitriona, habían sido las culpables de que Nico respondiera con brutal honestidad sobre qué deseaba para su próximo cumpleaños. Abigail, su mujer, no daba crédito. -¿Lo dices en serio? -preguntó, muerta de miedo, sin apartar la mirada del televisor-. Supongo que bromeas. Nunca tengo claro cuándo estás …

Seguir leyendo...
Cuento, Ficción., General, Relato breve

“Gracias por su colaboración”.

Contrariado, no pudo evitar dirigirse hacia la puerta de su apartamento. Aquel timbre llamando a sentencia elevó su presión arterial, y disparó las pulsaciones de tan desahuciado corazón. Desde el principio contó con que no existiría escapatoria, de modo que cuando vinieran a buscarle se entregaría, y al fin conseguiría conciliar el sueño, aunque fuera en una maldita celda. El cambio …

Seguir leyendo...