Ficción., Microrrelato, Psicología.

Como una chiva.

El mensaje del contestador le había helado la sangre en las venas, frías ya de por sí. Masoquista, compulsiva, lo hacía repetir en su móvil una y otra vez, ansiando un cambio. Buscando que con la insistencia, con la perplejidad ante la anomalía del recado materno, su colérico tono, esas palabras agresivas y hostiles se transformaran, al fin, de puro agotamiento. Que por arte de magia -negra si hacía falta- se recuperaran amorosas. Bondadosas. Dulces. Lo escuchó, hierática, en diez ocasiones, y tuvo que dejar de hacerlo cuando su amiga, cansada de tanta autolaceración absurda, le arrebató el teléfono de las manos, ya para entonces puro hielo digital.

-¿Qué hago? ¿La llamo? ¿Qué harías tú? -preguntaba la chiva, ignorante de su condición.

-¿Qué haría yo? -parece que responden- Nada. Ya no eres una niña.

No, ya no era una niña. Ahora era una chiva. Expiatoria. Lo había sido siempre, pero en los últimos días su vista había mejorado y -maldita sea- el ayer se le transparentaba. Recordó a Saramago y sus ciegos que, viendo, no ven. Hizo recuento y constató su indeseable realidad. La vida aparente cayendo como una losa de mármol que golpea y entierra. Sin más. Fundido. Fin.

Cerrados los ojos, que goteaban, se encontró junto a los suyos en la antesala de su imaginación: a la derecha de la madre, el aliado orgulloso. Al centro, el pródigo favorito. En el rincón, con orejas de otra especie, estaba ella, la chiva. Descartada definitivamente por negarse a eternizar la saga teatral. Ya no habría más secuelas de tan refinada comedia, y la última actuación, desafecta como siempre, habría de guardarla como recuerdo de lo creído.

Desde entonces lleva incoherente duelo por quien vive, pero no hay nada que temer: todos saben que está como una chiva.

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*