Feminismo, Igualdad, Libros, Reseña, Vida

“Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”, de Elena Favilli y Francesca Cavallo.

Un elemento común en la mayoría de estos Cuentos de Buenas Noches para Niñas Rebeldes (Destino) es la motivación, el empuje, que cada protagonista encuentra en sus padres para desafiar al destino. Muchas veces ha sido la creencia de la niña en la palabra de su padre o madre, lo que la ha llevado a contrariar un futuro señalado como único posible. Nunca hay que desdeñar la importancia de apoyar a un hijo en sus aspiraciones desde el principio (no hablo ya de ridiculizar sus pretensiones), pues disfrutar de un respaldo básico es fundamental para obtener una buena autoestima (tan necesaria para todo). Es muy difícil conseguirla, una vez llegados a la edad adulta.

Estas cien historias de niñas extraordinarias se leen en un suspiro, y son la mejor idea para contar a tu hija que ella podrá ser lo que desee, aun cuando -más allá del relato- debamos aclararles que tampoco pasa nada si no se consigue lo esperado. Que las mujeres “ordinarias” son igualmente importantes, y que lo primordial siempre será ofrecer la mejor versión de una misma, trascendencias aparte. 

Y es que ya va pasando el tiempo de las princesas, las hadas madrinas, las buenas/bellas, las malas/feas, y los cuentos cuyo final más feliz consistía en casarse y comer perdices (algo a lo que aspiraba toda chica temerosa de Dios). Atrás quedaron los héroes en soledad, para acompañarse -ahora- de mujeres dispuestas a defenderse; proyectar hasta donde les sea posible, y decidir su propio futuro. Queden los clásicos en su época, y leamos -con preferencia- escritura contemporánea que es la que nos identifica y aporta.

En este libro encontraréis -entre otras- a Serena Williams, Malala Yousafzai, Coco Chanel, Tamara de Lempicka o la matemática Hipatia, personas valientes y adelantadas, en algunos casos, a su tiempo, que os demostrarán de lo que son capaces las niñas cuando se lo proponen y se lo permiten…

A mi modo de ver, este libro es digno de ser contado a chicas… y a chicos, para que ellas crezcan sabiéndose valiosas y respetables, y para que ellos asuman, con naturalidad, que convivirán con iguales. En la educación más temprana esta el quid de la cuestión, que más tarde la cosa se complica. Resumiendo: una obra recomendable para todos, a cualquier edad.

Gracias a las autoras por creer en su proyecto, y facilitar que las demás creamos en el nuestro.

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*