General, Personal, Reflexiones

Cumplir 50…

Morirá agosto y con él toda una década para mí: la de los cuarenta años. Nacerá septiembre -el primer mes de vida de mis hijas y mío-, con dos nuevos números a estrenar: el cinco y el cero. ¿Que cómo me está sentando el suceso? Pues como es tradición en mí ante cada reto o novedad: bien, mal, y regular…

1º) Bien porque tengo algunas cosas definitivamente claras y/o conseguidas. A saber:

-Prioridades: esto no ha cambiado desde el principio, y sigue siendo así. Ante la duda, la familia creada por mí. Ante la duda, él. Por siempre, ellas.

-Vocación: tardía pero convencida, la literatura llegó para quedarse. He escrito cuatro libros y colaborado en ocho antologías junto a otros autores. Mi ilusión es ver publicadas (y rentables) las dos últimas novelas, y en ello trabajo…

-Salud: a raíz de una enfermedad comencé a alimentarme mejor y a perder esos kilos que no dan los hijos, sino la falta de voluntad. También he incorporado -por fin- el ejercicio a mi rutina, y lo recomiendo a todo el mundo. Se puede. Que sí.

-Preferencias: he aprendido a decir “no”. Eso me convierte -imagino- en alguien criticable y “raro”, pero ya no me preocupa como antes. Ahora elijo yo.

-Trabajo: remunerado, por favor. Toca respetarse y hacerse respetar. Salvo casos excepcionales de escritores millonarios, cuando un autor regala su libro está dando mucho de sí (además de dinero). No lo hagas caer en saco roto. No te olvides…

-Amigos: pocos y buenos, que no soy Roberto Carlos. Pidiendo opinión sobre esta edad a una cincuentañera ejemplar, la escritora y amiga Lorraine C. Ladish, me cuenta que su 50 cumpleaños fue el inicio de toda una serie de bendiciones (entre otras se casó, creó una publicación y ganó dinero con ella…), y que le sigue poniendo mucho empeño y coraje a la vida (que no tuvo fácil). La autora de “Volver a empezar” se inspira en mujeres motivadoras, alegres, positivas, consecuentes y pertinaces en sus objetivos, y yo me suelo inspirar en ella, que reúne todas esas características. De nuevo le agradezco su generosa ayuda al prologar “La Flor contada”.

2º) Mal porque tras medio siglo de vida, ciertas heridas han quedado. Alguna, merecida. Otras, injustas y gratuitas.

3º) Regular porque aún no he podido recuperar esa estabilidad e independencia económica que tuve y que tanto deseo, no ya por mí -que sí-, como por poder decidir, colaborar, aportar y ayudar a los míos. También un poco a los ajenos. Es algo por lo que seguir luchando.

Cumplir 50 desnudando parte de mí en una entrada de blog; agradeciendo a la vida mi suerte -que es mucha-, felicitándome por conservar la capacidad de sorpresa y de ilusión, y alegrándome por tenerte a ti, que me lees, al otro lado de la pantalla.

Cumplir 50… tan contenta.

¿Quieres compartir?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

6 comentarios

  1. Manuel Álvarez Mudarra

    Marga: Cumplir los 50 es algo maravilloso. Se ha vivido media vida, pero queda otra media por delante. Se pueden hacer muchas cosas a partir de esa fecha, tanto por la salud como porque se cumplan nuestros proyectos, los que le ronden en la cabeza a cada uno. Haber formado una maravillosa familia y que ésta se mantenga unida y feliz ya es un verdadero éxito. Lo profesional y la economía, también pueden llegar después de los 50 . Así que ánimo y siempre adelante. Un abrazo

  2. Muchas gracias, Manuel. Así lo veré entonces. Un abrazo para ti y la familia. 🙂

  3. Maria Del Mar

    Felicidades…y FELICIDADES porque tu belleza por dentro y por fuera se multiplican al cumpllir cada aegundo de vida…mi regalo por esos 50 años es desearte exito y felicidad…darte las gracias por tu sencillez y dejarme aprender de ti…

    1. ¡Muchas gracias, María del Mar! Está siendo un placer conocerte. ¡Muakss! 😉

  4. Juanjo Rey

    17, 33, 42, 50… Y 53, 62, 75… A tu lado.

    1. ¿17? Con esa edad todavía jugaba yo con muñecas… Los demás sí los hemos celebrado juntos, y espero que los que queden, también. A tu lado, claro. ¿Dónde mejor? 😀

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*