Consejos, Firmas, General, Libros, Mis libros, Personal, Presentación libro

De todo un poco.

Estoy contenta, y es que gracias al pasado Día de la Madre tengo un nuevo libro: “TU SEGUNDA VIDA EMPIEZA CUANDO DESCUBRES QUE SOLO TIENES UNA”, de Raphaëlle Giordano. Antes debo terminar de hacer la maleta para embarcarme en “VIAJES DE PUÑO Y LETRA”, de La Literata, pero no me importa acumular un poco (o un mucho) de lectura alrededor, pues para mí no hay mejor regalo que un libro; no hay mayor halago, y cuantos más reciba, mejor podré pensar de mí (y de quienes me los obsequian).

La sinopsis de la nueva novela de Grijalbo cuenta lo siguiente: “Una historia ingeniosa e inteligente sobre una madre de familia que está cansada de la rutina. Pese a ser consciente de que necesita cambiar algo en su vida, no sabe por dónde empezar. Hasta que un día se cruza con un curioso terapeuta y decide seguir sus originales consejos…” Bien: mis hijas saben lo aburrida que estoy de la monotonía casera, de las obligaciones domésticas y de cómo me cuesta apartarme del teclado (he quemado muchas comidas) para dedicarme a “faenar”. Sin embargo yo sí tengo claro mis objetivos; ya acudí en su momento a un terapeuta (como parecen saber todos) y, simplemente, me fastidian algunos asuntos del día a día, inevitables y necesarios por demás. Aun así estoy deseando leer este libro porque creo que -en el fondo- no hay nada más prometedor que lo que le pueda ocurrir a una madre de familia harta de coles…

Hablando de todo un poco: el próximo lunes 22 de mayo, de 20:00 a 21:00, estaré en la Caseta de LA ISLA DE SILTOLÁ, en la Feria del Libro de Sevilla (Plaza Nueva), con “UN SONETO PARA LUANA”. Quede dicho para todo aquel que aún no la tenga pero le gustaría, o para todo el que quiera pasarse a hacerme compañía, a saludarme, a abrazarme, a darme dos besos o a cantarme. Aprovecho el hueco publicitario para contar un “secreto” de escritor: cuando un autor invita a la presentación o firma de su libro (que es casi como un hijo para él), es igual que si lo hiciera para su cumpleaños (o para el de su amado vástago), de modo que la posible ausencia de sus seres más queridos es realmente señalada y dolorosa; nada fácil de olvidar. Si de algún modo te importa ese escritor, hazme caso y no le dejes solo en su mejor fiesta… Querer siempre fue poder.

P.S.: Sigo escribiendo el quinto libro que, como quinto que es, no puede ser malo. Voy despacio porque no me conformaré con algo que no esté a la altura de la más exigente editorial, y del más exquisito lector. Ahora, sin embargo, tendréis que perdonarme: el carrito de la compra me espera…

¿Quieres compartir?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

2 comentarios

  1. Manuel

    Soy plenamente consciente de lo tedioso e ingrato que es ejercer de ama de casa. Pero no suponía que te había causado tantos problemas.
    Bueno será que un libro presente una perspectiva desenfadada de como sobrellevarlo.
    Ya contarás

    1. Es por el tiempo empleado en ello. A los 23 de casada la cuestión se vuelve condena. Y también es por cómo lo vivo yo, que soy una pesada y una maniática, jajajaja…

      Estoy en un libro, pero ni ahí quiero reflejar ese tema. Prefiero contar la ilusión. 😉

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*