Reflexiones, Vídeo

Esperanza.

Es la palabra definitiva, la que abarca una existencia, la que llena de ilusión para -a veces- decepcionar, y la que contra y viento y marea priorizas en tu vocabulario interno, porque es la más importante y la que jamás has de perder. Es la confianza que existe en cada alma, corazón y vida humanos. La última carta rescatada de aquella nave del olvido que clamaban los poetas, cuando sentían lejano el amor y cobardes los ánimos.

535158

Es la certidumbre del cambio o la conservación, según sea la cara del deseo. Es la creencia de lo mejor al final del camino y ya tan cerca en el valle. La inagotable promesa del mañana próspero, y del presente balsámico y suficiente… mientras tanto. Es el optimismo de la búsqueda con final feliz. El paisaje soleado, fresco y doncel de quien no advierte sino el vetusto gris de la tormenta… y aun así -o por eso mismo- la recuerda con una sonrisa.

Es tu vida, la suya, y la mía. Es la constante de todas las fórmulas. La X, la Y, y sus combinaciones. Es la espera alegre y confortable del inconformista, del ambicioso, del luchador… del desesperado. La expectativa que conserva y rejuvenece en igual lapso. La parada donde guarecer el ya giboso corazón. La posibilidad latente. La salida del problema. El espejismo del cegado. La magia del escéptico. La fe de todos nosotros.

Y cuando te engaña, cuando se va con otro, cuando te niega, cuando te desconoce, tú aún la disculpas, la cobijas y la guardas de desprecios, desaires y descréditos, como a ese amor primero perdonable y eterno que te aniña los ojos. Porque sabes que -con todo- la necesitas para vivir, más que a nada. Porque sin ella estás tan perdido que ni a imaginarlo te atreves. Yo, que he convertido mi vida en una incesante espera, le otorgo en esta entrada forma que la materialice y fondo que la avale, así como dibujo a la medida de mis deseos e impaciencias. Y rezo -que no sé- por conservarla siempre viva.

¿Quieres compartir?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

2 comentarios

  1. Esperanza Benayas Caño

    Gracias preciosa,estoy atrapada en el pasado, y es un regalo esto que has hecho hoy para mi.gracias de corazón

    1. Del pasado se puede salir, incluso hasta cuando se cree que no se puede. Inténtalo al menos. Tu visita y palabras son también regalo para mí. Gracias. 🙂

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*