General, Micro-relato

“Estoy enamorado de ti…”



“Estoy enamorado de ti”, dijo… derritiendo lo que aún quedaba por derretir de ese amasijo de sentimientos extra que la conformaban. Aunque él así lo pensaba, jamás se lo había dicho hasta la fecha, pues daba por sentado lo que se mantenía en pie, y daba por comunicado lo que pensó nada más verla.


“Estoy enamorado de ti”, escribió… haciéndola consciente de que a partir de aquel instante expreso, ella se pasearía por la vida cuidando de dos corazones: el propio y el regalado.


“Estoy enamorado de ti”, demostró… guardándose las ganas de nadie más, y contagiándola en el acto. Ella sería la primera, la última y la única, en la salud y en la enfermedad, en lo bueno y en lo malo, en la riqueza y en la pobreza…  hasta el fin de sus días.


Sólo existía un “pero” en toda aquella perfección reinventada: no había sido espontáneo, como no lo fue ese beso público inexistente, sino a petición de un instante de vértigo en el que ella olvidó su orgullo mientras caía.


Pero… ¿Qué más daba? Si pudo hacerlo una vez, también podía repetirlo -pensó-, y entonces decidió que olvidaría absolutamente todo. Todo menos esa frase que a partir de entonces la mantendría viva: “Estoy enamorado de ti…”


¿Quieres compartir?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

1 comentario

  1. Teresa

    Precioso. Siempre me han gustado tus escritos, pero últimamente me ENCANTA tu estilo.

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*