Libros, Literatura, Novedades, Promoción, Reseña

“El ingeniero que no sabía bailar”, de Jesús Álvarez.

De nuevo un libro y de nuevo una lectura en dos tiempos, pero -ojo- el mérito no es mío (a pesar del hábito) sino de su autor: Jesús Álvarez, un periodista que publica su primer trabajo literario con el título de “EL INGENIERO QUE NO SABÍA BAILAR”, y al que agradezco su deferencia y regalo.

Os dejo la sinopsis y a continuación mi opinión personal:

“Álvaro, un ingeniero sevillano de 50 años, exjugador universitario de baloncesto, casado y sin hijos, pierde su empleo como jefe de calidad de una importante fábrica de automoción, al principio de la crisis. A partir de ese momento una serie de acontecimientos extraordinarios le conducirán, en menos de tres años, a la indigencia económica y a un comedor social de la Orden de San Juan de Dios. Allí conocerá a Laura, una trabajadora social de la Orden, que trata de ayudar a personas que lo han perdido todo, y se reencontrará con Pablo, un brillante informático al que el alcohol arruinó su prometedora carrera laboral, y que vive en la calle con un grupo de mendigos que sufren el odio y la violenta persecución de un grupo de adolescentes. Una historia de caídas y renacimientos, de amor y desamor, de amistades inesperadas, de segundas oportunidades, que transcurre en pleno centro de Sevilla”.

Es este un libro que me ha hecho pensar y que me ha dejado un poso nuevo: el de observar la vida desde un ángulo distinto. Desde esa esquina conflictiva que todos rehuimos y de la que nada queremos saber. Desde la marginalidad que otorga la caída libre. Un poso, también, de tolerancia y comprensión. De solidaridad y respuesta, y por ello doy por segunda vez las gracias a Jesús Álvarez. A Álvaro. A Laura. A Clara. A Pablo. A Manuel, Pedro, Marcos, Carmen… Todos ellos, personajes de la novela, lucen magníficos incluso en sus peores momentos, y nos reconcilian con el ser humano e imperfecto que somos.

El ingeniero es una valiosa primera obra, no exenta de esos pequeños deslices de todo autor novel (que me lo digan a mí). Sin embargo la historia -profunda y emotiva- sobrevive triunfante y de manera notable a lo primerizo, y discurre con elegancia ante los ojos del lector, enseñándole a vivir de otro modo, con otra mirada y otras prioridades. La esperanza se oculta y se muestra de forma continua a lo largo de la obra, rescatándonos del lodo cuando lo necesitamos, para volver a dejarnos caer -una y otra vez- hasta que ya no podemos más… ¿O sí?

Os animo a descubrir a este peculiar ingeniero de Jesús Álvarez, y a compartir el hecho innegable de que el hombre es único en su capacidad de llegar a lo peor, y también a lo mejor. Un ejemplo de esto último es “EL INGENIERO QUE NO SABÍA BAILAR”.

No os perdáis sus Pasos

¿Quieres compartir?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*