Cine, Personal, Psicología., Reflexiones, Vida

Morderse la voz.

 

Eso hice hace alguna noche, tras apagar la televisión. Y me acosté muda y dolorida, de tan perpleja. La negación siempre me acompañaba, pero esa vez la mandé a pasear. Una película de fondo, de fango, y se hizo una luz que no fue sino oscuridad. Porque antes, entre la tiniebla, yo veía. Y ahora, maldita claridad, no puedo ni mirar…

La mordida en la garganta no es asunto romántico, como se podría pensar, sino que atañe al origen de una misma y de todo. Habla del autoengaño y su triunfo. De la resurrección del subconsciente soterrado, incómodo, que, una vez adulto, pelea por demostrar su razón, entre tanta apariencia risueña adoptada. Y la verdad, esa verdad que proporciona el autoconocimiento más profundo, llega con un visionado. Una cinta sobre el arte como excusa que, tal vez, jamás debí de ver, pues hay fogonazos que ciegan, enmudecen, duelen… y matan.

Porque ¿qué es preferible: una mentira que levanta, o una verdad que hunde? ¿Unión ficticia, o distancia real? ¿Parecer irracional, o Ser razonable…?

Y lo peor de la cuestión es su pertenencia a un tema tabú; uno de esos asuntos idealizados y reverenciados por la mayoría, que de ahí la previa metáfora para decir sin pronunciar, por no ofender. El que lo siente, el que lo lleva, lo entiende. Y el que no, afortunado él, ya sea en la inconsciencia o en la salvedad.

Morderse la voz es fácil cuando la escritura habla. Cuánto, al fin, debo a mis heridas.

(P.S.: Soy toda ojos si deseas escribirme, en público o privado, y contarme alguna experiencia ad hoc. O saber más sobre la mía).

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

4 comentarios

  1. Manuel

    Temo que me resultan opacas las referencias que haces en la entrada. Y no creo que deba mostrar una curiosidad especial por tu experiencia.
    Es tan necesario morderse la voz en tantas ocasiones.

    1. Siento ser tan críptica, pero si me explico más, no me muerdo nada 😀 Viéndose la película que refiero se entiende mejor (creo). Sí, Manuel: tenemos la voz hecha chicle… 😉

  2. Nilda Arancibia

    Conmueves !! Tantos tenemos la voz silenciada !! Saludos !!

    1. ¡Muchas gracias, Nilda! Entonces, habla aquí cuanto quieras. ¡Saludos!

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*