General, Ortografía R.A.E.

Ortografía: Novedades.

 

Reconozco que estas supresiones me van a costar tiempo (y una buena revisión ortográfica a la novela), porque tras cuarenta años escribiéndolas, entiendo mal el cambio de la regla. Pero será eso, que hay que renovarse o morir… Una vez aceptado que los pronombres demostrativos no lleven jamás tilde (en ningún caso), espero no seguir viendo el término neutro “ESTO” con ella. ¿Cuándo se ha podido confundir con un determinante…?

 

Sobre tildar o no esa “O” que figura entre números opino igual. Prácticas de contención de la mano. No queda otra. Se alega que al escribir hay una separación que distingue número de letra. No necesariamente, pienso yo, y según quién y cómo la escriba… Aun así (sin tilde ese aun), aceptamos de nuevo pulpo y continuamos con la escritura.

 

¡Atención!

 

Eliminación de la tilde diacrítica en el adverbio “SOLO” y los pronombres demostrativos, incluso en casos de posible ambigüedad:

 

La palabra solo, tanto cuando es adverbio y equivale a solamente (Solo llevaba un par de monedas en el bolsillo) como cuando es adjetivo (No me gusta estar solo), así como los demostrativos este, ese y aquel, con sus femeninos y plurales, funcionen como pronombres (Este es tonto; Quiero aquella) o como determinantes (aquellos tipos, la chica esa), no deben llevar tilde según las reglas generales de acentuación, bien por tratarse de palabras llanas terminadas en vocal o en -s, bien, en el caso de aquel, por ser aguda y acabar en consonante distinta de n o s.

 

Aun así, las reglas ortográficas anteriores prescribían el uso de tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos para distinguirlos, respectivamente, del adjetivo solo y de los determinantes demostrativos, cuando en un mismo enunciado eran posibles ambas interpretaciones y podían producirse casos de ambigüedad, como en los ejemplos siguientes: Trabaja sólo los domingos [= ‘trabaja solamente los domingos’], para evitar su confusión con Trabaja solo los domingos [= ‘trabaja sin compañía los domingos’]; o ¿Por qué compraron aquéllos libros usados? (aquéllos es el sujeto de la oración), frente a ¿Por qué compraron aquellos libros usados? (el sujeto de esta oración no está expreso y aquellos acompaña al sustantivo libros).

 

Sin embargo, ese empleo tradicional de la tilde en el adverbio solo y los pronombres demostrativos no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones. Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, no tildar nunca estas palabras.

 

Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios, como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación.

 

Supresión de la tilde diacrítica en la conjunción disyuntiva o escrita entre cifras: Hasta ahora se venía recomendando escribir con tilde la conjunción disyuntiva o cuando aparecía entre dos cifras, a fin de evitar que pudiera confundirse con el cero. Este uso de la tilde diacrítica no está justificado desde el punto de vista prosódico, puesto que la conjunción o es átona (se pronuncia sin acento) y tampoco se justifica desde el punto de vista gráfico, ya que tanto en la escritura mecánica como en la manual los espacios en blanco a ambos lados de la conjunción y su diferente forma y menor altura que el cero evitan suficientemente que ambos signos puedan confundirse (1 o 2, frente a 102). Por lo tanto, a partir de este momento, la conjunción o se escribirá siempre sin tilde, como corresponde a su condición de palabra monosílaba átona, con independencia de que aparezca entre palabras, cifras o signos: ¿Quieres té o café?; Terminaré dentro de 3 o 4 días; Escriba los signos + o en la casilla correspondiente.

 


¿Quieres compartir?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

1 comentario

  1. Manuel

    Hemos llegado a las novedades más incómodas. De hecho me pregunto si no soy demasiado viejo ya para asimilarlas …. en fín.

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*