5 comentarios

  1. Teresa

    Ohhhhhhhh que lindo, me parece un relato muy tierno. Si las cosas hablaran, ¿verdad? Muy bien narrado. Un besote, Marga

  2. Pilar Alcalá

    Los objetos cotidianos se merecen todo nuestro cariño…
    Yo estoy escibiendo poemas a las cosas de casa: la lámpara, el plumero, la cafetera, etc. Es que no puedo obviar que soy ama de casa, jajajaja!!!
    Me ha gustado mucho amiga…
    Un beso.

  3. jajaja Genial entrada y muy díscola la propietaria, que el iluso no lo sabe, pero lo cambiará por otro. Suele pasar cuando el amor sólo es sentido por uno de los partners, el otro siempre se fija en los demás contendientes.
    Muy muy bueno.

  4. Juanjo Rey

    ¡Imaginación al poder!

  5. Sergio

    Enhorabuena!!! Una historia enternecedora…

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*