Libros, Novedades, Reseña

“Un extraño en casa”, de Shari Lapena.

“Un extraño en casa” (SUMA) es la segunda novela de Shari Lapena que leo en poco tiempo. La primera, “La pareja de al lado”, fue la culpable de esta lectura que hoy reseño, pues la autora me cautivó con la originalidad de su desenlace, e hizo que nada más ver su siguiente título, me lanzara a por él.

Sin embargo, y pese a tener una escritura casi impecable, en la misma línea de su predecesora, no me ha seducido como la anterior (¡ay los amores primeros!), en parte porque aun cuando PureWow asegura en su contraportada que no lo verás,  yo sí vi venir el final, hecho que desdramatiza el tiro de gracia de su término. ¿Fallos? Pocos: La “N” que se le resiste a SUMA, algún cambio de velocidad en la conducción (literal) de la protagonista, y ese laísmo chirriante al que ya me voy -lamentablemente- acostumbrando. Por lo demás, la narración es presencial, directa, penetrante y adictiva, que es lo que una novela de misterio requiere. Bravo, Lapena.

Su sinopsis dice así: “Te encuentras en casa preparando la cena mientras esperas a que tu marido vuelva del trabajo. Estás deseando verle. Eso es lo último que recuerdas. Despiertas en el hospital sin saber cómo has llegado hasta allí. Te cuentan que has sufrido un accidente. Perdiste el control de tu coche mientras conducías a toda velocidad por uno de los peores barrios de la ciudad. La policía sospecha que ocultas algún secreto oscuro, pero tu marido se niega a creerlo. Tu mejor amiga no está tan segura. Y ni siquiera tú sabes qué creer…”

Karen Krupp, ama de casa en un precioso barrio residencial, es la protagonista de un cambio de vida radical e inesperado. De repente, todo es distinto, incluso ella. Me pregunto cómo reaccionaría yo si despertara de la peor de mis pesadillas, y me dijeran que debo responder por ella. Que soy alguien que rechazo ser. Que escondo -a mí misma y al resto- la verdad… Después de 374 páginas de inquietud y malestar (eso sí, disfrutadas), no me quiero imaginar en la piel de la mujer de Tom (ese hombre tan decente), en la de la vecina de Brigid (esa espía tan servicial), ni -sobre todo- en la de la esposa de Robert (ese pasado tan borroso). Todas se reúnen en la misma persona… ¿o no?

En resumen: “Un extraño en casa” no alcanza a “La pareja de al lado”, pero la sigue desde la acera de enfrente y a muy corta distancia, lo cual es un triunfo para su creadora, a la que no perderé la pista… Leedla -leedlas- y me contáis.

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*