Entradas

Asertividad, Consejos, Crítica, Emprendedores, Opinión, Recomendaciones, Reflexiones, Vida real

Cliente: el jefe del empresario.

El título de esta entrada dice algo que muchos ignoran, y es que no existe nadie que no tenga un jefe, bien sea porque la persona trabaje por cuenta ajena (empleado), bien sea porque lo haga a su propio cargo (empresario). En este último caso también tendrá que soportar el peso de una jefatura: la del cliente, que con toda …

Seguir leyendo...
amazon, Autoras, Debate, Libros, No ficción

«¿Por qué los hombres aman a las cabronas?», de Sherry Argov.

Empiezo exponiendo mis dudas de que sea así (que los hombres amen a las «malotas»). Continúo diciendo que ESPERO no sea así (porque más me vale como pava reina…). Peeeeeeero concluyo afirmando que hay mucha verdad en las siguientes frases extraídas del libro de Sherry Argov, titulado «¿Por qué los hombres aman a las cabronas?».  ¿Qué pensáis vosotras, mujeres? ¿Y …

Seguir leyendo...
Carta a los hombres., Feminismo, Futuro, Igualdad, Muerte, Opinión, Personal, Respeto, Vida

¿Violencias machistas? ¡No, hijo, no!

El 25 de noviembre es el Día Internacional contra la violencia a la Mujer, y la fecha se commemora en homenaje a las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), que en 1960 fueron brutalmente asesinadas por orden del dictador Rafael Trujillo. Siendo el maltrato físico y la muerte la punta del iceberg en cuanto a agresiones hacia la mujer …

Seguir leyendo...
Ficción., Mis libros, Romántica, Sueños

Capítulo 21.- «Poesía rima con fantasía».

            «-¿Dónde estoy? ¿Usted sabe? Su aspecto me resulta familiar… ¿Le conozco?             -Nos conocemos ambos, señora mía. ¿Es Luana Duarte León, por ventura, vuestro nombre?             Un apuesto señor vestido de época, con ropajes negros y cuello camisero blanco me dirige unas palabras con suma cortesía, mientras nos encontramos sentados al borde de un …

Seguir leyendo...
Ficción, Humor, Mis libros

Capítulo 10.- «Y de repente, el sexo».

                «2015 y su primer mes llegaron al Este sevillano, como a toda la ciudad, cargados del frío que debían disponer para algunos lugares más acostumbrados, pues no se explicaban de otro modo los menos dos grados centígrados que sufríamos acobardadas en el interior de nuestro apartamento. Con una máxima de cinco en …

Seguir leyendo...