Cuento, Eufemismos, Ficción., Vida

El plusmarquista.

Le llamaban así porque volaba más que corría, y porque presumía más que trabajaba. Dotado de una picaresca que ni el Buscón de Quevedo, con gracia se apropiaba de lo indebido, al tiempo que guiñaba uno de sus astutos ojos y obsequiaba a los presentes con pretendidos chistes, tan repetidos como rijosos. El plusmarquista también alardeaba de correr en bicicleta, …

Seguir leyendo...