Cartas, Familia, Futuro, Libros, Personal, Reflexiones, Sueños, Vida

Digo que fue un sueño.

Y le llevo la contraria, a mi pesar, a Terenci Moix, aunque fuera uno de los más bonitos que alcanzo a recordar. Fue como debería ser nuestro presente, en este mundo traidor donde nada es verdad ni mentira, en el que los orgullos, las vanidades, el rencor y la terquedad -sobre todas las cosas- nos impiden claudicar y vivir (más) felices. Reconocer que conducimos por la vía equivocada, y tomar el cambio de sentido oportuno que enriquecería nuestra vida y la del otro.

Fue un sueño que tú, que grabado dejaste que siempre me querrías para luego desdecirte, acudieras a mí sonriente, con la certeza del error juvenil, y la madurez puesta a punto para recomenzar lo nuestro. Fue un sueño que tus cuatro (tu número favorito) se acercaran a mis cuatro, y nos saludáramos sorprendidos. Que yo alentara la reunión. Que tú me tomaras de la cintura, y paseáramos juntos -los demás atrás- para charlar sobre cómo voltear el destino y convertirlo en fácil. En amable. En dulce sueño cumplido.

Así, tú olvidabas malas influencias nacidas del despecho, y yo desechaba malos gestos surgidos de la represalia, haciendo ambos una caricatura del pasado, indigna de nueva mención. Y todo eran risas, abrazos, bromas, presentaciones de recientes miembros, reconocimiento de los viejos… Pero ya titulo que sí fue un sueño; que Terenci ya no nos acompaña, y que hoy todos continuamos enrocados en egotistas posturas que jamás encajarán.

Una utopía que bien podría ser una realidad si tú, igual que anoche, acudieras a mí, me sonrieras y me contaras que ya miras distinto. Que ya piensas como el hombre noble que seguro añoras. Que ya, por fin, ves.

Llévame la contraria una vez más: demuestra que la errada soy yo, y no digas que fue un sueño…

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.