Asertividad, Citas, Consejos, Personal, Vida real

No me videollames más.

Siguiendo la corriente asertiva habría que decir que «ni amo, ni esclavo», pues la virtud se encontrará siempre en el término medio, situado en el equilibrado centro. Dicho esto, y estando de acuerdo con tan justa premisa, a veces, muchas veces, más de cuatro veces (De la Puebla dixit) el cuerpo te pide guerra. Te pide contestar, y no con asertividad precisamente. ¿Por qué no lo hacemos? ¿Por qué no lo hago? Porque tiramos de generosidad, de tolerancia no merecida, y de infinita paciencia… Porque somos mejores que aquellos a los que habría que responder, y esto hay que decirlo, no vayan a pensarse -ni por un segundo- que nos atemorizan.

Hace unos días recibí una molesta llamada. Una videollamada, para ser exactos. Provenía de ¿alguien? que nada tiene que decirme. De un cobarde. De un nadie. Sin don. Y si preferí rechazar y bloquear a contestar, en mi caso, no fue por miedo… ni por falta de ganas de responder, sino porque hago como aconsejó Ojanguren, y amplío el marco de actuación… Lo amplío tanto, que al elemento en cuestión lo sitúo en una esquina perdida donde solo quedan -para él- rancias orejas de burro. Y ahí se termina su historia. Gilipolleces, las justas.

Por si vosotros también tenéis casos recientes de momentos «tope», en los que tragar quina es preferible al empleo de la asertividad, bien por altura de miras o generosidad, bien por evitar un mal mayor, bien por mera elegancia, os dejo algunas frases sobre la paciencia, y os deseo sean mínimas las ocasiones en que debáis recordarlas… 

-La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces. Proverbio persa

Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea.

-El mejor fuego no es el que se enciende rápidamente. George Eliot

-La paciencia y el tiempo hacen más que la fuerza y la violencia. Jean de La Fontaine

-La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo. Giacomo Leopardi

-No confundas la paciencia, coraje de la virtud, con la estúpida indolencia del que se da por vencido. Mariano Aguiló 

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Manuel

    Las nuevas tecnologías dan instrumentos que antes no podían soñar a ciertos especímenes que deberían estar en el zoo y que desdicen con sus actos tanto la condición humana en general, como la de hombre que seguramente ese el caso del de la videollamada..que pensaría que su acto es un acto de galanteo…
    Lo que hiciste, por cierto y muy bien, es la aplicación de otro sabio refrán: no hay mejor desprecio que el no hacer aprecio.
    Ánimo, Marga.

    1. Me halaga que pienses que era un acto de galanteo, porque ojalá hubiera sido solo eso. Era un acto de maldad de un tipo de que debe estar muy aburrido (personal y laboralmente), y que tanto Juanjo como yo conocemos bien. Sabiendo que me sigue y me observa, espero que lea la entrada y este comentario, y deje los pulgares quietecitos o -si lo prefiere- metidos en salva sea la parte.

      Gracias, Manuel. Siempre. 😉

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.