Asertividad, Blogs, Consejos, Opinión, Personal, Reflexiones, Refranes, Sueños, Viajes, Vida

¿Querer es poder?

Una de las máximas de todos los tiempos a la hora de la motivación personal afirma que «querer es poder». ¿Sí? ¿Seguro? ¿Así de categóricamente? Pues me temo que no…

Según escribe Yolanda Pérez, doctora en psicología, «no tenemos control de las emociones, acciones y pensamientos de los demás», por tanto -digo yo- no todo depende de nosotros mismos, sino que nuestros deseos y objetivos han de adaptarse o acomodarse -también- a los de los otros. Yolanda continúa diciendo que: «el 80 % del éxito personal se debe gracias a la inteligencia emocional, pero existe un 20 % que no lo puedes gestionar, aunque quieras». De esto se infiere que «querer no siempre (al menos en un 20 %) es poder». 

A mi juicio es una frase que puede hacer mucho daño, pues por experiencia personal sé que si algo se quiere con toda el alma, y no se puede conseguir (porque por algún motivo su consecución o conquista escapa a tu control), el sentimiento de desilusión y fallo es demoledor. Te sientes culpable pues has creído tan a pie juntillas en la dichosa sentencia, que si no alcanzas tu objetivo, tu sueño, asumes que es por ti. Por nadie más. Has fracasado estrepitosamente. La autoestima arrastrada por los suelos, y el pánico a iniciar una nueva empresa en la boca del estómago…

Puedo dar infinitos ejemplos de situaciones que escapan a nuestro control, y, por tanto, a nuestro alcance, por mucho interés que pongamos: que alguien se enamore de ti, que publiquen y lean tu libro, que te elijan en un casting, que tu negocio prospere, que tu familia siga unida, que los tuyos crean en ti, que tu pareja te sea fiel, que te toque la lotería, que te pidan en matrimonio, que no te roben, que haga buen tiempo en las vacaciones, que te guste tu familia política y viceversa, que te aprecien y valoren, que vengan los hijos/as que deseas, que desaparezca el término «independentista», que Trump se pierda en el desierto, que la gente se aburra de los vídeos de gatos, que los anónimos no invadan las redes, que se extinga «Sálvame», que no se sigan reproduciendo los Kikos televisivos, que en el sur haya menos tradición y más progreso, que el norte no me quede tan lejos, que la gente no compre niños a su imagen y semejanza, que la mujer deje de ser invisible a cualquier edad, que los vecinos de arriba no existan, que la paternidad sea responsable incluso en el tercer mundo, y que mi cuerpo vuelva a ser el que era… 

¿De verdad seguís creyendo que «querer es poder»? Porque seguiría escribiendo ejemplos de cosas que queremos y no podemos, sine die… La buena noticia es que sí está en nuestra mano cambiar la forma de ver esas cosas; planear una opción B, y desear otras igualmente válidas y más alcanzables. Como decía Iván: «la vida es larga y por ella pasan millones de trenes». 

Cojamos el que podamos. 

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Manuel

    Es uno de los motivos por los que no consigo entender el éxito de Paulo Coelho.. expresión dese voluntarismo tan naïf, que hace creer a mucha gente que todo lo que se imagine y desee lo puede conseguir.
    No es así, todo tiene límites, y si bien una buena dosis de confianza en tí mismo y capacidad de comprender ( o manipular) a los demás puede llevarte más lejos.. no te va a llevar al infinito que tu marques, por mucho que lo desees y por mucho que creas que solo por eso lo vas a conseguir.
    Estoy pensando en el «Coletas» sin ir más lejos (sí, soy malvado……… cuando quiero, jajaja)

    1. ¡Pobre «Coletas»! ¡Eso sí que es querer y no poder! 😀 Hoy he visto en TV una entrevista a Carmelo Santana, fallecido tras realizar una proeza a nado, soltando la dichosa máxima: «quien quiere, puede». Pues él se ha convertido, lamentablemente, en un ejemplo de lo contrario. No siempre se puede, aunque se quiera, y no pasa nada por reconocerlo y aceptarlo. Puede pasar, y mucho, si nos obcecamos en extralimitar nuestras posibilidades…

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.