Cine, Crítica, Ficción., Libros, Opinión

Ser o no ser Atticus Finch.

Había oído hablar mucho y muy bien de “Matar a un ruiseñor”, la película de Robert Mulligan, basada en la única novela publicada (hasta 2015) de Harper Lee. Ayer tuve la oportunidad de verla en ese canal para minorías peculiares que es la 2 de TVE, y mi impresión final -como casi siempre- no coincidió con la de ese público entregado que le otorgaba un notable de media en Filmafinitty, o la de esos jurados que le concedieron, en su día, tres “Oscars” y tres Globos de Oro, entre otros premios. ¡Y mira que me gustan Gregory Peck, un juicio, y un cine clásico!

Cuestiones cinéfilo/argumentales aparte (a la niña no me la creo en absoluto), el quid de la película es aterrador (¡atención: destripe!), pues condena al inocente, y salva -en repetidas ocasiones- al culpable hasta su final. Hará falta un hombre con discapacidad intelectual para que se imparta la debida justicia (oído mensaje). El protagonista, Atticus Finch, es un prohombre en exceso instruido por las enseñanzas de Dale Carnegie, lo supiera él o no. Toda la película es una demostración clara de su doctrina/estrategia para “ganar amigos e influir sobre las personas”.

En un principio encontré al abogado defensor elegante, pacífico, inteligente, en extremo educado, noble y justo (además de guapo y maravilloso). Conforme pasaban los minutos lo avisté cobarde, buenista, fanático en su hiperprudencia y autocontrol, e irresponsable para con sus propios hijos, de los cuales el mayor paga el pato de tener un padre tan diplomático.

Y esa es la cuestión, que se diría: ser o no ser Atticus. Ser o no ser como él. Por momentos creo que sí, y muchos otros creo que no. ¿Callar y tragar siempre, por no discutir, así te toquen lo más vital? ¿Utilizar el puño en la mesa para establecer los justos límites, a fin de que la cautela no se transforme en cobardía? He ahí el debate, y mi debate.

Tras ver la escena durante la cual a mi querido Gregory le escupen en la cara, (con todo lo que ya lleva soportado) no reacciona y se limita a quitarse el esputo con su propio pañuelo (callando y otorgando), estuve a punto de cambiar de canal. Para mí fue un error de base: evitó el enfrentamiento (dos no pelean si uno no quiere) en ese instante, pero no consiguió sino “agraviar” aún más al bucéfalo en cuestión, que se inflamó hasta el punto de encenderse cual pira funeraria, e intentó la impedida venganza con el hijo del buenista. La inacción de Finch termina con su hijo mayor fracturado e inconsciente en una cama. El borracho abusón muere finalmente, pero a manos de quien no posee tanto intelecto/estrategia como para tergiversar la realidad en pos de una paz inviable. Las cosas son como son, no como deberían ser. A veces, pensar simple es pensar correcto.

Y la pelea a nadie le gusta (salvo al belicista nato), pero en tristes ocasiones se vuelve sencillamente ineludible. A no ser que decidas inmolarte como Atticus Finch, creas de forma obcecada en dioses o justicias divinas, y priorices la paloma de la paz sobre todo y sobre todos. Tus hijos incluidos.

Ser o no ser Atticus Finch... En mi opinión, la teoría de la necesidad del “todos como él”, la rebate la práctica de la obvia naturaleza del ser humano. Esto es: bondad, sí y siempre. Buenismo, no y nunca.

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Manuel

    Yo conservo la sensación que me dejó la película cuando la ví también en TVE, pero hace al menos 30 años (seguramente algunos más) y debo confesar que la impresión positiva es la que me quedó, en el sentido de admirar al personaje, su autocontrol y su firmeza en la bondad (o en el buenismo, si lo vemos desde otro punto de vista)
    Por tanto carezco de la perspectiva que desde mis años actuales, con lo vivido, las responsabilidades afrontadas (mejor o peor) y las consecuencias que los actos de uno pueden tener en quienes más quieres y a quien más tienes que proteger. Que me parece que es un punto en el que pones el dedo en la llaga.
    Quizas se puede resumir la cosa en .. todos quisiéramos ser Gregory Peck, pero la vida es más compleja que un guión cinematográfico.

    1. Sí, si en principio es genial… pero claro, yo la he visto ya a mis 52… y no es lo mismo que siendo más joven. La experiencia de la vida te hace gesticular ante tanta benevolencia (buenismo). Y dices bien: todos quisiéramos ser así, pero tendríamos que serlo todos…

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.