Consejos, Feminismo, Idiomas, Igualdad, Lenguaje, Libros, Opinión, Reflexiones

Varón y hembra los creamos.

Ahora que tan cuestionado y burlado está el lenguaje inclusivo, yo me alejo del obligado desdoblamiento por sexos (aun entendiendo mejor que muchos su finalidad), y me centro sobre otros términos y expresiones que sí deberían -a mi humilde criterio- abandonarse por machistas e injustos. Sin prohibiciones, que reactivan lo peor del ser humano… Abandonarse poco a poco, con el tiempo y la evolución. Hoy me referiré a uno de esos conceptos, que si bien se ha mejorado con los años y la ayuda de la Ley, aún (me) sobra por su soberbia implícita, por su desprecio comparativo, y por su general inutilidad. Además, solo tendría explicación y cabida desde otra supremacía que -ya dije- tolero por economía y facilidad del lenguaje. Me estoy refiriendo a la palabra VARÓN.

¿Cuántas veces hemos escuchado que Menganita tiene “X varones y X hembras?  ¿Por qué varón (persona del sexo masculino) frente a hembra (animal del sexo femenino)? Al final debo reconocer que se expresaba mejor que muchas una señora cuyo nombre me reservo, cuando afirmaba que “ella solo tenía machos, no hembras”, pues al menos igualaba a todos los nacidos en animalidad…

A la mayoría le parece normal el uso destacado del término varón, y así se lee en distintos medios cuando publican que “un varón de X años ha sido atropellado por un vehículo…” “Varón desaparecido en tal y tal…” A nadie, entonces, le extraña este trato discriminatorio y selectivo del lenguaje para la identificación de un señor, cuando la palabra hombre sería suficiente para saber de qué estamos hablando. Si desaparece o es atropellada una mujer, solo es eso: una mujer. Cuando se casa, igual: es declarada mujer (como si antes hubiera sido un ente abstracto). Una mujer siempre es una mujer, incluso recién nacida (ese fue el término atribuido a mis hijas en sus pulseritas de hospital). Entonces, si no hay antónimo ni equivalente justo… ¿por qué deberíamos seguir utilizando la palabra varón? ¿Para continuar realzando su diferencia frente al macho (animal), o frente al hombre (ser humano genérico)? ¿Para recordar su mayor valía frente a la niña/mujer/hembra? Dejo aquí una respuesta clara sobre este asunto, leída en un foro sobre dudas del idioma:

“¿Ventajas y desventajas con el uso varón y hombre? Por esto el español es único en este caso. Si utilizo hombres y mujeres me refiero a personas adultas, pero cuando utilizo varones y mujeres o varones y niñas, entonces varones es versátil, lo que puede referir a un niño o a un adulto. Entonces ¿por qué utilizar la palabra varón si puedo hablar de niños y niñas, hombres y mujeres?

Esto nos hace concluir que la palabra varón tiene una connotación sexista exclusiva al género masculino y en la cual se quiere resaltar la condición masculina en cualquier situación. Por ejemplo comportarse como todo un varóndemuestra que eres un varóncosa de varones…”

En uno de los relatos que componen mi último libro “CONTARÉ HASTA DIEZ”, titulado “LA FRASE”, escribo -no sin reticencia- la palabra varón, pero lo hago respetando el contexto y época de la historia, en la que no se entendería la modernidad que implica la necesaria igualdad lingüística. Más allá del “ciudadanos y ciudadanas”, más allá de la broma y el meme, más allá del cinismo y falta de respeto de algunos (incluye algunas), existen términos y expresiones sin cabida justa en nuestros escritos y conversaciones por excluyentes, y varón frente a niña/mujer es uno de ellos. Solo cuando hablamos de un grupo de niños que integra -por genérico- a las niñas, no existan imágenes, y queramos especificar, se acepta que hagamos referencia a los varones. Eso sí, siempre y cuando desconozcamos los nombres de esos niños…

A recordar:

Niño – Niña

Hombre – Mujer

Esposo – Esposa (difícil en España)

Macho – Hembra (solo para animales)

Varón – ¿?

Y en su plural, el masculino genérico, si es que no preferimos utilizar otro lenguaje más inclusivo y justo (que no pasa nada por eso, lo garantizo…): seres humanos, personas, conjunto de la población, ciudadanía, matrimonio, pareja, grupo, colectivo, etc.

¿Quieres compartir?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Manuel

    En este caso, a mi se me ocurre como equivalente de varón, fémina. ¿Un poco rebuscado?, puede ser, pero prefiero eso a la zafiedad, ciertamente. Además tengo reticencias muy fuertes hacia esas tendencias de poner patas arriba el vocabulario y la mención de sexo o género, por conceptos mal entendidos de gramática y de defensa de la mujer.

    1. Yo no soy, como digo, partidaria del desdoblamiento por sexos. No lo encuentro necesario, y sí muy incómodo. Me pasa como con “varón”. Sé de personas que utilizan el término para acentuar la diferencia, incluso cuando no hace falta, y esa es otra forma de discriminación -en realidad, la original- que no tolero.

      ¿Otro ejemplo? “Señora de tal”. ¿Por qué no “señor de tal”? Todo tiene la misma raíz…

Dejar un comentario

Los campos obligatorios están marcados*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.